jueves, 25 de octubre de 2012

PONER TEJAS



Hemos querido empezar con este video para mostrar un trabajo hecho por un profesional del que estoy aprendiendo muchas cosas, de hecho se ha convertido en mi maestro virtual de albañilería Ramón Da Guarda. 



Espero que te sea de utilidad, en nuestro caso ha sido de gran ayuda y aseguro que lo seguirá siendo.

El nuevo proyecto es algo más insignificante, aunque sí que me sacó de un apuro francamente delicado.

Lo cierto que el querer hacerte todo por ti mismo a veces te lleva a cometer grades imprudencias y la verdad, que esta vez pudo ser realmente grave pero a grandes males grandes soluciones.



No sé si es apreciable pero el castaño que se ve a la derecha tiene una gran rama encima de la casa, que estaba llenando el tejado de suciedad así que decidí cortarla. 

Al principio parecía que lo tenia bajo control pero era mucho más grande de lo que pensaba, de repente empezó a crujir con estrépito y en un movimiento lento pero contundente, se estampó con el tejado de la casa.

Hubo un momento en el que temí lo peor aunque al final lo único que sucedió fue que las ramas más pequeñas rompieron el vuelo de la uralita. Por otro lado como toda las cornisas están desprendidas no me resulto tan doloroso (es otra de las reparaciones pendientes)

Así quedó, y ya sé que estáis pensando que la "lié parda" pero, de verdad, de todo se aprende.
Además esta situación me enfrenta a nuevos retos. Cogí mi escalera, un cepillo y limpié la cubierta.


 

Esta casita es nuestro laboratorio, nos está dando la posibilidad de desarrollarnos en distintos terrenos. Subirme al tejado me dio otra perspectiva, convirtiéndose en un paso adelante en el dominio del espacio. Este concepto a lo mejor suena un poco abstracto, la idea es que conocer todos los entresijos  de la casa me hace dominar mejor la situación. 


Al desprenderse la cornisa pude sacar unos ladrillos y ver como estaban las vigas por dentro, metí la cámara por el agujero y me devolvió una imágenes reveladoras. Descubrí, al fin, como estaba construida la casa. Además podría enseñarselas a Mateo (mi amigo experto en albañilería) y que me ofreciese su avezados consejos.



Ahora tenía que arreglar el destrozo, compré tejas solo para cubrir dos filas, y tapar con ella todo lo que había roto. Las lluvias se encontraban a la vuelta de la esquina.

Compré cuarenta a 40 centimos cada una, calculé por encima contando que que las solaparía 10 cm. Las pegué con muy poco  mortero por si las tengo que quitar ya que tras el buen resultado, en un futuro, cubriré todo el tejado.






Hay que colocarlas de la parte más baja de la casa hacia la más alta para que queden solapadas de esta manera y el agua caiga hacia abajo dirigida hacia el canalón, que en nuestro caso, está en la parte de atrás. Su posición debe ser la con la parte más estrecha de la teja para delante.

Como se ve en la foto se primero se ponen las que van a la contra y sobre estás se ponen las que tapan. 




Este es el resultado y como se puede ver en la tapa la teja se coloca con la parte ancha par atrás. Donde la uralita estaba rota me costó un poco más de ponerlas. Utilicé trozos de ladrillo con mortero para calzarlas y que no se me cayesen por el hueco


vista del desperfecto
hueco con mortero
Después de colocar la teja tapé todo el hueco con mortero y lo dejé preparado para montar la cornisa .







No pretendemos dar lecciones de cómo hacer las cosas solo experimentamos con las capacidades del ser humano y nos gusta demostrarnos que con esfuerzo casi todo es posible.

"Si mis brazos no han tocao la luna es porque no han probao" José Larralde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada